ORCBCA

China mira más allá de Trump

Por Lucas Gualda, investigador del Observatorio Sino Argentino

En las últimas semanas sorprendió una entrevista realizada al experto académico en política internacional chino Yan Xuetong, quien ratificó su hipótesis de que el orden mundial va hacia la bipolaridad, minimizando en parte los esfuerzos que realiza la administración Trump por frenar el auge de China.

Esa bipolaridad, argumenta el reconocido teórico, se ve reflejada en la pérdida de validez de varios de los marcos operativos (léase instituciones internacionales) pertenecientes o creadas tras los acuerdos de Bretton Woods. Yan descarta de plano la multipolaridad, ninguno de los otros Estados lograría a futuro igualar los PBI de Estados Unidos y China, siendo ese el indicador más importante para determinar supremacía.

Hace unas pocas horas, finalizando la última semana de mayo, se anunció que Trump y Xi, así como ocurrió en la Cumbre de Líderes del G20 celebrada en Buenos Aires, se verán las caras en una reunión privada en Osaka, Japón (país que este año organiza la reunión del exclusivo club), en el mes de julio.

A poco de un año del comienzo de la guerra comercial entre años países, el panorama se ha ido oscureciendo cada vez más. Sobre todo lo que implica a Huawei, la fabricante china de equipos de telecomunicación, que no ha parado de recibir sanciones tras el incidente de su CFO Sabrina Meng Wangzhou, detenida en Vancouver a pocas horas de concluir la cena que ambos líderes compartieron en Buenos Aires, momento en que comenzaba una tregua que duró lo que un suspiro.

La empresa se ha visto impedida de operar en muchos países aliados a Estados Unidos, sobre todo lo que tiene que ver con el desarrollo de la red 5G, aspecto en que Huawei es pionera mundial. Surgen entre los expertos dudas acerca de si esta situación frenará la aparición de este nuevo paradigma de las comunicaciones en buena parte del mundo.

Es llamativo que China no responda con la misma moneda a los ataques que Estados Unidos realiza a sus empresas más fuertes a nivel mundial. Uno de los motivos es la firme convicción de que los americanos son víctimas de su gobierno, y no merecen pagar las culpas por lo que están haciendo Trump, Bolton, Lighthizer y Mnuchin, entre otros.

Yan comparte ese punto de vista. Podría ser que China aguarde la llegada de un presidente más “sino-friendly” como Joe Biden? No es la idea de este artículo hacer futurología. La realidad indica que la suba de los aranceles ha golpeado y duro en el sector industrial chino. Y no se ve la luz al final del túnel.

Pero como bien dijo el enviado en la Unión Europea, Zhang Ming. China ya esperó 5000 años y puede hacerlo 5000 más. Pienso que esto se resolverá bastante antes, pero de todos modos, el ejemplo ilustra la paciencia con que la que Beijing desarrolla su estrategia.